martes, 6 de mayo de 2014

Napoleón, con demasiado ejército para la campaña de Rusia



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Napoleón Bonaparte ha preparado la campaña durante un año con su minuciosidad acostumbrada. Pero esta vez ha cometido un error de cálculo esencial y se encuentra con la dificultad de un frente demasiado grande que le impide establecer un buen sistema de comunicaciones, indispensable cuando se ostenta el único poder de decisión, y en el que el abastecimiento de sus tropas le planteará problemas irresolubles, ya que no conoce con exactitud la capacidad de los recursos de la gran Rusia.

Ejercito de Napoleon Bonaparte en Rusia

Por otra parte, para qué tantos hombres cuando los rusos no tienen más que dos ejércitos con un total de ciento setenta mil. ¿No podría Napoleón haberlos vencido con tan sólo la mitad de soldados? La grandiosidad de su empresa le había poseído de tal forma que trasladaba a sus aciones las mismas dimensiones elefantiásicas. Sus gestos adquieren entonces un carácter épico y, cuando llegan a las orillas del Niemen, el Rubicón que le separa de Rusia, el emperador atraviesa el río, solemnemente, el primero y en solitario, adentrándose más de una legua en territorio ruso y regresando con premeditada lentitud al encuentro de su ejército.

- Las tropas rusas, atemorizadas por el ejército de Napoleón Bonaparte


Las tropas rusas, dirigidas por los generales Barclay de Toly y Bagration, están realmente atemorizadas ante las dimensiones del ejército que se les viene encima y no presentan batalla. Nuevamente se encuentra persiguiendo fantasmas, aunque esta vez es bajo un tremendo calor que ha invadido este año las estepas centroeuropeas. Al tremendo calor le suceden las lluvias que enfangan los caminos y hacen que las tropas napoleónicas queden en ocasiones dispersas. Napoleón Bonaparte piensa que esta estrategia es una trampa y continúa su camino hasta Vilna donde expone de nuevo sus planes:

"Si Monsieur Barclay se imagina que voy a correr tras él hasta el Volga, se engaña. Le seguiremos hasta Smolensko y el Dvina, donde un combate nos asegurará nuestros cuarteles de invierno. Pasar el Dvina este año sería ir al encuentro de un desastre. Yo regresaré a Vilna, donde mandaré venir una compañía del Teatro Francés y otra de la Ópera. Terminaremos en mayo próximo este asunto, a menos que la paz haya sido firmada durante el invierno".