lunes, 17 de febrero de 2014

Ultimátum del zar Alejandro a Napoleón



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Napoleón Bonaparte tiene la información de todo lo que está ocurriendo. Está muy decepcionado de la actitud ambigua que viene manteniendo el zar Alejandro y pasa todo el año de 1811 meditando cuál puede ser la solución para un conflicto de tan profundo calado. Sabe que, desde su reunión decepcionante en Erfurt, no cuenta ya con el favor del zar. Como de costumbre, la inclinación de su ánimo se muestra del lado de la paz y, sin embargo, una vez más se verá arrastrado a la guerra.

Tropas de Napoleon Bonaparte en Rusia

- El zar Alejandro de Rusia, a favor de la salida militar


El zar, por su parte, tiene varias y diversas preocupaciones que cada vez la aconsejan más una salida militar. En primer lugar, ha visto con enorme recelo el matrimonio de Napoleón con la archiduquesa de Austria y la alianza que de este enlace se deriva. Luego, el sistema continental que ha impuesto Napoleón Bonaparte le perjudica gravemente en la economía de su país. Y, por último, existe ese contencioso por el ducado de Varsovia. Bonaparte había afirmado ante su embajador que "aún cuando vuestros ejércitos estuvieran acampados en los altos del Montmartre, yo no cedería un palmo del territorio de Varsovia".

- Napoleón se apodera de varias ciudades, y Alejandro responde con un ultimátum


La partida está planteada en estos términos. Napoleón Bonaparte necesita cerrar la sangría del comercio que se realiza a través del Báltico y se apodera de varias ciudades hanseáticas, de las desembocaduras del Weser y el Elba y arrebata al zar la ciudad de Oldemburgo con el pretexto de que "las circunstancias exigen estas nuevas garantías contra Inglaterra". Esto es algo parecido a una declaración de guerra y el zar responde el veinticinco de abril de 1812 con un ultimátum para los ejércitos napoleónicos abandonen Prusia.