sábado, 18 de enero de 2014

Rebelión en España: Bailén



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

A pesar de que la recepción a José Bonaparte en Madrid fue un encargo bien organizado en el que no hubo manifestaciones en contra, pronto el pueblo español comenzaba a reaccionar ante este monarca impuesto por un emperador ajeno. Pronto la tradicional sorna española comenzaría a hacer chistes y canciones a costa de José Bonaparte, al que llamaban despectivamente "Pepe Botella". Napoléon ha creído encontrar a un pueblo feliz de verse libre de los borbones, de los frailes lunáticos y de una nobleza codiciosa y se encuentra enfrente a unas gentes religiosas y patriotas que no temen perder la vida para defender su independencia.

Guerra España Bailen

- Guerra de guerrillas en España


Pronto José empieza a tener problemas en España y escribe con urgencia a su hermano pidiéndole refuerzos para someter a los españoles que están formando guerrillas en todas las regiones. El dos de mayo de 1808 el pueblo de Madrid se levanta contra los franceses y la chispa de la rebelión prende por todo el país. Expulsar a los franceses de España es una cuestión de honor nacional y la práctica totalidad de la población se entrega con fervor a hostigar a un Ejército francés que no puede con tanto trabajo. José Bonaparte escribe desesperado:

"Hacen falta medios inmensos para reducir a España. Este país y este pueblo no se parecen a ningún otro. No hay ni un solo español dispuesto a defender mi causa.".


- Derrota del ejército francés en Bailén


La guerra se ha extendido por España y la lucha es feroz. Hay sacerdotes que dirigen partidas de guerrilleros y la población, cuando no hostiga al ejército colabora con las guerrillas ocultándoles y proporcionándoles comida. La orografía española, por otra parte, es propicia a este tipo de guerra. El veintitrés de julio se produce un grave desastre, premonitorio de lo que puede venir a continuación. El general Dupont, con veinte mil soldados franceses ha sufrido una importante derrota en Bailén y ha debido capitular ante los guerrilleros.

- El enfado de Napoleón por Bailén, comparable al desastre de Trafalgar


Bonaparte se enfurece tanto como cuando Villeneuve fue derrotado en Trafalgar. Su preocupación, más que en la batalla en sí misma, estaba en que la noticia correría como la pólvora por Europa y las potencias pensarían que era posible derrotarle, que ya no era invencible. Su decisión de acabar con la guerra en España era irrevocable, pero antes debía asegurar su flanco oriental para que Austria no tuviera tentaciones de volver a la guerra aprovechando su estancia y la de su ejército en España.