viernes, 31 de enero de 2014

Napoleón Bonaparte se divorcia de Josefina



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El ejército de Napoleón Bonaparte no puede ahora sacar demasiado provecho de la victoria de Wagram. Está falto de caballería y de artillería y no puede consolidar bien sus posiciones, así que Napoleón se da por satisfecho de momento y regresa a Viena.


- El imposible matrimonio con María Walewska


Hay otras urgencias que le reclaman. Es necesario de una vez por todas solucionar la sucesión y, al mismo tiempo, lograr una alianza basada en vínculos de sangre que no puede ser rota con tanta facilidad como los acuerdos anteriores. María Walewska, que se ha reunido con él en Viena, ha quedado encinta. La noticia le ha vuelto loco de alegría, pero está por medio el conde Walewski del que se puede esperar una reacción imprevisible. Además, la razón de estado aconseja que su heredero sea un hijo de una hija de reyes. Sus antiguos propósitos de desposar a María, quedan completamente descartados.

- Napoleón se divorcia de Josefina


Su regreso a París, una vez tomada la determinación de divorciarse de Josefina, es como siempre una carrera veloz. La situación que va a vivir se le presenta sumamente dolorosa. Él siempre ha amado a Josefina y, aunque es cierto que ella le engañó en múltiples ocasiones, él siempre le ha agradecido lo bien y correctamente que ha desempeñado después su papel de emperatriz. Josefina se ha revelado como una emperatriz perfecta que además es amada por su pueblo. Ella ha notado en los últimos tiempos el enfriamiento de Napoleón para con ella y, desde que Napoleón Bonaparte demostrase su capacidad de fecundar, teme este momento que ahora va a llegar inevitablemente.

La escena en las Tullerías ha debido ser terrible. Napoleón, tras haberse hecho servir el té en un salón contiguo al comedor real, despide a los presentes. Josefina está pálida y ha evitado por todos los medios encontrarse a solas con el emperador. Al cabo de unos instantes se oyen unos gritos ensordecedores. Si el emperador los necesita les llamará. Instantes después, aparece Napoleón en la puerta desencajado. Josefina está tendida sobre la alfombra, desmayada.