domingo, 19 de enero de 2014

La cumbre de Erfurt



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No había, tras el desastre de Bailén, más remedio que convocar a una reunión urgente al zar y los príncipes alemanes para reconfirmar la frágil paz. Napoleón Bonaparte puso el mismo empeño y precisión en la preparación de esta cumbre que en la organización de su ejército. Es la primera vez que se sienta en una mesa a negociar sin que este hecho sea consecuencia directa de una victoria sino que en esta ocasión su objetivo es mantener una precaria paz mientras hace la guerra en otra parte. Ha mandado construir un teatro en la pequeña localidad de Erfurt y ha encargado diferente obras, convenientemente recortadas, a la Comédie Française, con Talma al frente, para que se representen ante los reyes y príncipes de Europa.

Napoleon

- Fiestas para reyes, príncipes y emperadores


Todas las noches, cuatro reyes, treinta y cuatro príncipes y los dos emperadores, de Occidente y de Oriente, asisten a grandiosas fiestas y a representaciones teatrales donde escuchan al gran Talma recitar estos versos del Mahoma de Voltaire:
"Los mortales son iguales, y no es el nacimiento, / sino la virtud, la que crea la diferencia. / Hay espíritus favorecidos por los cielos / que son todo por sí mismos y nada por sus abuelos. / Tal es el hombre, en una palabra, que he escogido como dueño. / Sólo él en el Universo ha merecido serlo. [...] ¿Quién le ha hecho rey? ¿Quién lo ha coronado? La Victoria. / Al nombre de conquistador y de triunfador / él quiere agregar el nombre de pacificador.".