jueves, 9 de enero de 2014

La batalla de Jena



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Su llamamiento a la cordura es una vez más rechazado y Napoleón se ve obligado a presentar de nuevo batalla. Este año de 1806 parece ser su annus mirabilis y él se encuentra eufórico y hasta de buen humor para encontrarse metido en plena guerra.

Batalla Jena
Representación de la batalla de Jena.

- Napoleón escribe a Josefina


Escribe a Josefina:

"Mis asuntos van muy bien y tal como podía desearlos. La reina se halla en Erfurt con el rey. Si desea ver una batalla, tendrá ese cruel placer. Yo me hallo muy bien. He engordado después de mi partida, y eso que hago veinte o veinticinco leguas por día a caballo o en coche. Me acuesto a las ocho y a medianoche me hallo ya en pie; algunas veces pienso que tú aún no te habrás acostado a esa hora.".

- Movimientos de tropas francesas: los prusianos, indecisos, pierden la cabeza


Tiene en la cabeza sus planes para la batalla, pero no duerme la víspera concretando en los planos todas sus ideas. Comienza a mover sus tropas para los prusianos, que con el duque de Brumswick herido de muerte, se presentan incapaces de tomar una decisión y acaban por perder la cabeza. El famoso Ejército del invencible Federico el Grande huye derrotado a través de Sajonia, Napoleón vuelve a escribir a su amada emperatriz:

"Amiga mía, he hecho una hermosa maniobra contra los prusianos. Ayer obtuve una gran victoria. He cogido veinte mil prisioneros y más de cien cañones y banderas. [...] Acampo aquí dos días. Me encuentro perfectamente. Adiós amiga mía. Cuídate mucho y quiéreme."