domingo, 7 de julio de 2013

Napoleón Bonaparte, de primer cónsul a emperador (III): el golpe monárquico



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tras haberse desembarazado de los últimos opositores internos (los llamados Chovan, apoyados por Gran Bretaña), Napoleón Bonaparte consiguió transformar el cargo de cónsul vitalicio en el de emperador hereditario de los franceses (mayo de 1804). Un plebiscito hábilmente dirigido por los prefectos y por la policía napoleónica confirmó definitivamente la nueva situación fáctica, aprobando por amplia mayoría la Constitución del año XII. Napoleón había llevado a cabo con pleno éxito su golpe de estado monárquico.

Como conformación del nuevo estado de cosas, al año siguiente el emperador asumió la corona del reino itálico (ex-república italiana), que fue confiado a la dirección del virrey Eugenio de Beauharnais, su hijo adoptivo. El nacimiento del imperio suponía el abandono de algunos de los principios de 1789 y el comienzo de una etapa de restauración.

Por deseo del propio Napoleón surgió una verdadera corte imperial, con un gran número de príncipes, dignatarios y altos oficiales. Se creó asimismo una nueva aristocracia, la nobleza imperial, salida básicamente de las filas de la burguesía, del ejército y de la burocracia, pero también de la antigua nobleza borbónica.

No obstante, el emperador se mostró siempre atento a compaginar las exigencias de orden y jerarquía con las de ascenso social reivindicadas por las clases burguesas. No en vano la mayor parte de los títulos nobiliarios del imperio recayó en miembros de la burguesía. Muchas decisiones del gobierno napoleónico conservaron así, a su modo, un marcado cariz revolucionario.

Así lo sentían al menos muchos de los países que entre 1805 y 1814 entraron a formar parte del gran imperio de Napoleón. Estas naciones, colocadas por lo general bajo la tutela de miembros de la familia Bonaparte, fueron sometidas a las reglamentaciones de un mismo cuerpo legal, el código de Napoleón, profundamente condicionadas todavía por el espíritu burgués y antifeudal típico de los años de la revolución.

----------

- Napoleón Bonaparte, de primer cónsul a emperador


+ Napoleón Bonaparte, de primer cónsul a emperador (I): Napoleón, primer cónsul

+ Napoleón Bonaparte, de primer cónsul a emperador (II): la reforma del Consulado