jueves, 11 de julio de 2013

Cónsul vitalicio



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Pero no siente aún el terreno firme bajo sus pies. ¿Quién sabe si dentro de ocho años no vendrá alguien con las pretensiones de ocupar su lugar en palacio? Es necesario alterar ligeramente la situación legal, pues, arguye Napoleón ante el Senado, los monarcas extranjeros poco caso harán de quien no es más que una especie de presidente, como el de los Estados Unidos de América. El Senado, que le es absolutamente fiel, al haber sido todos sus miembros elegidos por él mismo, comprende la sugerencia y prepara un documento por el que el primer cónsul será ahora nombrado por un nuevo periodo de otros diez años. Pero eso no basta a Napoleón que logra imponer la fórmula de primer cónsul vitalicio y exige que esta modificación sea aceptada después de una previa consulta del pueblo. El plebiscito da como resultado más de cuatro millones de votos favorables, por unos pocos puñados de votos en contra. Sus poderes serán ampliados y él será el único autorizado para negociar con los gobiernos extranjeros, para elegir a los senadores y, por lo tanto, para disolver las cámaras. Obtiene, además, el derecho a elegir a su sucesor.