martes, 14 de mayo de 2013

"Te Deum" de Napoleón



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
A su regreso, victorioso, a Milán, Napoleón Bonaparte celebra un Te Deum. Aprovechando su cercanía con Roma, Napoleón ha iniciado unas conversaciones con el Papa para lograr en un futuro próximo un concordato. En su ambición de gobernar a los franceses de acuerdo con lo que quiere la mayoría, Napoleón no olvida a la religión católica, proscrita por la Revolución, y está dispuesto a reconocer sus derechos y restituirles parte de su poder a los católicos. Además, trata de quitar la clientela católica a los Borbones. No porque él creyera en esta religión, en el fondo era un deísta a la manera de Voltaire:

"¿Cómo tener buenas costumbres? No hay más que una manera, restablecer la religión. ¿Cómo tener orden en un Estado sin una religión? La Sociedad no puede existir sin la desigualdad de las fortunas y la desigualdad de las fortunas no puede existir sin la religión. Es necesario que haya pobres y ricos en este mundo, aunque más tarde, en la eternidad, el reparto se haga de otra manera".