lunes, 11 de marzo de 2013

La batalla de Arcola



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La situación militar de Napoleón se ha complicado mientras tanto. El general austriaco Wurmser ha contraatacado en el norte del país y las tropas francesas se las ven muy mal para detenerlos. A pesar de tantas preocupaciones, Napoleón abandona dos días el frente para recibir a Josefina en Milán. Ella se ha instalado en el palacio Serbelloni y pasan dos días apasionados, al menos para el general, quien vuelve a la batalla algo más tranquilizado pero dispuesto a acabarla lo antes posible para regresar al lado de su Josefina.

Wurmser ha bajado de Austria con ochenta mil hombres y Mantua corre el serio peligro de ser tomada. Arcola se revela como una posición vital. Mientras un Napoleón febril se rompe la cabeza intentando resolver la situación, aún tiene tiempo para dirigir una carta llena de reproches a su mujer, ya que el recuerdo de ciertas escenas que ha vistos esos días entre Josefinay Charles no le han gustado:

"¿Qué hace usted durante todo el día, señora? ¿Qué asunto tan importante le roba el tiempo de escribir a su amantísimo esposo? ¿Cuál puede ser ese maravilloso, ese nuevo amante que absorbe todos sus instantes y le impide ocuparse de su esposo? Josefina, ten cuidado, pues una noche de éstas derribaré las puertas y me verás aparecer ante ti."

Dos días después, en Arcola, Napoleón se encuentra sobre un puente del Adigio. Es bombardeado intensamente y sus oficiales le gritan para que no se arriesgue más. Marmont ve de repente que el general se encuentra en brazos del ayudante Muiron. Parece herido, pero quien lo está, y de muerte, es el pobre Muiron que ha protegido a su jefe con su cuerpo. Al día siguiente, Napoleón recurre a una estratagema y ordena a todos sus tambores y trompetas que describan un círculo alrededor de su enemigo haciendo todo el ruido posible. Al oir ese estrépito estos creen hallarse rodeados y emprenden una confusa fuga. Ya sólo queda atacar a la desesperada para conseguir la victoria. En París, cuando se recibe la noticia se acuñan medallas celebrando el triunfo en las que representan a Napoleón sobre un puente enarbolando la bandera tricolor.