lunes, 11 de marzo de 2013

Clarke



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
En París, los éxitos de Napoleón no dejan de preocuparles. Intuyen que la ambición de Napoleón no parará en estas victorias ni se dará por satisfecho con esta gloria y deciden mandar un nuevo comisario de Guerra para que lo vigile y dirija las previsibles negociaciones con Austria. El elegido es el general Clarke, prestigioso militar que tiene el respeto de Napoleón y que no tarda en sucumbir a su influjo. Pronto se invierten los términos de la relación y es Bonaparte quien se entera los planes secretos del Directorio y no al revés.

La guerra continúa. Reconquista Mantua, vence a Alvinzi en Roma, entra en Roma y conferencia con el Papa; Josefina parece excusarse tras la reunión familiar en Mombello y Napoleón cierra los ojos ante las ligerezas de su mujer. La situación le comienza a ser favorable de nuevo en todos los aspectos y decide terminar la guerra con Austria. El Ejército francés cruza el Tagliamento y amenaza a Viene. Bonaparte, contra el criterio del Directorio, firma los preliminares de Loeben y se instala en Milán, como un rey, a la espera de que los austriacos se decidan a firmar la paz. En París una nueva mayoría monárquica ha ganado las elecciones y Napoleón interviene indirectamente, a través de Augereau, para liquidar a la reacción sin comprometerse. Es el 18 Fructidor, un golpe militar que es seguido de deportaciones y arrestos.