jueves, 28 de febrero de 2013

Rumbo a su destino



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Napoleón tiene mucha prisa. Es preciso incorporarse pronto a su nuevo destino pues arde en deseos de poner en práctica su plan. Nunca ha apreciado su cargo de jefe del Ejército del Interior, pues esto le convierte en una especie de policía y sus enemigos son los propios franceses. Él prefiere ahora batirse por Francia contra los extranjeros. Sin embargo, al día siguiente concede a Josefina ir a ver a sus dos hijos que residen en Saint-Germain.

Los jóvenes acogen con frialdad al nuevo esposo de su madre y piensan, sobre todo Eugenio que ya tiene quince años, que su madre se ha malcasado. Napoleón no se da cuenta de la aversión que provoca en sus hijastros y deja todo dispuesto para encargarse de su porvenir.

Las horas en París se agotan. Pasa una noche más en los brazos de su amada Josefina y una jornada de trabajo enloquecedora intentando dejar atados todos los cabos para su regreso que intuye triunfal. Al atardecer monta en una silla de postas con Junot, su hermano Luis y el comisario de guerra Chauvet. Josefina queda en París con la promesa de reunirse con él en cuanto tome posesión de sus fuerzas. Durante las primeras once jornadas de su viaje le escribe once cartas de amor delirante:

"Cada instante me aleja de ti, adorable amiga. Eres el perpetuo objeto de mi pensamiento; agoto mi imaginación pensando qué estarás haciendo..."

Atrás deja París con sus intrigas políticas, el dulce lecho de su adorada mujer, todo lo poco que en realidad posee... Al otro lado de esas imponentes cumbres de los Alpes se encuentra su futuro, la gloria que está dispuesto a alcanzar. El 27 de marzo de 1796 Napoleón Bonaparte llega a Niza dispuesto a iniciar su primera gran campaña militar. A lo lejos, tras el azul intenso del Mediterráneo, cree intuir el abrupto perfil de esa isla que le vio nacer y que tantas veces le ha dado la espalda. Pero eso ya no le emociona especialmente. Su patria ya no es su patria. El mundo entero será su patria.