sábado, 2 de febrero de 2013

Dueño de París



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La Convención no tarda en premiar a Napoleón y el 24 Vendimiario, este general cuyo nombre era sólo conocido por unos pocos iniciados resuena en toda Francia y es nombrado comandante en jefe del Ejército del interior, lo que en la práctica se podía llamar, el dueño de todo París.

Como buen corso, Bonaparte sabe que no hay nada mejor que la familia y los amigos y enseguida se pone manos a la obra para beneficiar a ambos. Toma a Marmont, a Junot y a su hermano Luis como ayudantes. Pide a su primo Fesch que le sirva de secretario, hace nombrar a su díscolo hermano Luciano comisario de Guerra y envía a su madre y a sus hermanas más de sesenta mil francos "para que tengan dinero, para asignados, para trapos".

El Directorio ha entrado en funciones y Barras se ha hecho con todo el poder. Napoleón forma parte de sus íntimos y comparte sus fastuosas comidas. Frecuenta aún más la Chaumière donde ahora la Tallien se ocupa de él como un huésped importante. Allí se le ve más en compañía de las damas que con los hombres que pasan la mayor parte de su tiempo jugando fuertes sumas al veintiuno. Entre éstas hay una que le llama más la atención: Josefina Beauharnais.