lunes, 7 de enero de 2013

En la Cárcel



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
A su regreso a Francia, Napoleón es detenido en la frontera y conducido al Fort Carré en Antibes por orden de su propio amigo Salicetti, quien de esta forma quiera distanciarse de los Robespierre. Todos sus papeles son confiscados y el joven general pasa su veinticinco cumpleaños contemplando el mar a lo lejos a través de los barrotes de su celda. Son sólo diez días de prisión durante los cuáles Napoleón resiste la tentación de la fuga que le propone su fiel Junot:
"Los hombres pueden ser injustos conmigo, pero basta con ser inocente. Mi conciencia es el tribunal ante el que hago comparecer a mi conducta. Y cuando la interrogo, esta conciencia permanece tranquila. No hagas nada, me comprometerías".

Sin embargo, Salicetti recapacita pronto y, una vez superada la presión del momento contra los partidarios de Robespierre, ordena su puesta en libertad, aunque es relevado de su puesto como comandante de la Artillería en Italia.