martes, 4 de diciembre de 2012

Malos tiempos en Marsella



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Desde Tolón han llegado a Marsella, donde la familia Bonaparte se ha establecido. Con el sueldo que aún le resta de capitán la vida le resulta particularmente dura a pesar de la ayuda que les proporcionan por ser considerados refugiados políticos y patriotas. Viven en el cuarto piso de una casa de Marsella confiscada por el estado a un aristócrata que ha sido guillotinado. Pronto Napoleón, que no para de viajar durante todo ese verano, encuentra la forma de proporcionar algún ingreso a su hermano José como proveedor de suministros militares, y la economía de la familia se va saneando. Leticia se ha acomodado en Marsella mejor de lo que preveía y mantiene una amistad íntima con Clary, un comerciante adinerado, lo que proporciona un apoyo seguro a los suyos.

Napoleón, por su parte, se ha reincorporado a su regimiento en Niza que está al mando del hijo de su antiguo general Du Theil. Éste conoce las cualidades de Napoleón y le encarga que organice el plan de defensa de las baterías de la costa y le envía a Avignon a buscar pólvora donde se encuentra con una región en plena guerra. Los federalistas marselleses se han apoderado de la ciudad y las tropas leales le han sometido a sitio. Un de sus accesos de fiebre le impide tomar parte en el asedio y se dedica a escribir un panfleto titulado La cena de Beaucaire, un brillante y divertido diálogo en el que demostraba a un federalista marsellés que con toda seguridad la Convención vencería porque tenía mejor ejército. Este opúsculo fue publicado a expensas del estado y del gusto de la Convención que, influida por el corso Salicetti, antiguo compañero de batallas contra Paoli, destinó a Napoleón como jefe de batallón al sitio de Tolón.

Fuente:
Napoleón Bonaparte, Grandes biografías (Juan Van den Eynde)