lunes, 3 de diciembre de 2012

La Desgracia de la Familia



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Paoli, mientras tanto, no pierde el tiempo y desata una venganza contra los Bonaparte. Su desconfianza hacia la familia de Napoleón es creciente y su francofobia cada vez más intensa. A su vez, el joven Luciano Bonaparte, quien está crecido en su papel de conspirador, le acusa en el club de los jacobinos de Tolón de ser un agente de Inglaterra y París ha dado la orden de detener a Paoli. La reacción de los corsos no se hace esperar y acuden armados a defender a su viejo líder. Los Bonaparte están aterrados y se disponen a huir de la furiosa campaña contra ellos que los paolistas han desatado. Les acusan de haberse beneficiado con las becas reales, de su amistad con Marbeuf, de las intrigas de Luciano, de la ambición incontrolada de Napoleón.

Éste intenta tomar de nuevo la fortaleza y la ciudadela de Ajaccio para conseguir una posición de fuerza en la isla, pero fracasa de nuevo y tiene que huir escondiéndose en el maquis, pasando la noche en grutas refugiándose en casa de un pariente. Cuando llega la orden de detención contra él inspirada por Paoli, huye a caballo a Bastia y manda un mensaje a su madre: "Prepárese para huir, este país ya no es para nosotros".

Leticia se resiste y quiere mantenerse en su casa con el fusil en la mano antes de abandonar su tierra. Finalmente se deja convencer y justo el día antes de que saqueen e incendien su casa, se pierde en medio de la noche en su querido maquis de la Guerra de Independencia. Vaga pacientemente con sus hijos más pequeños por la costa en espera de una navío que al mando de sus hijos debe llegar a rescatarla. Por fin, en la torre de Capitello se embarca rumbo a Calvi. Pero allí la estancia de la familia es breve y pronto se dan cuenta de que no hay sitio en Córcega para ellos. No obstante, Napoleón se empeña en intentar de nuevo la conquista de Ajaccio y embarca en la corbeta a cuatrocientos partidarios. Es la tercera intentona y su tercer fracaso. Su carrera de soldado no podía empezar peor. Hasta ahora no había cosechado más derrotas. Sin embargo...

No había más remedio que abandonar inmediatamente Córcega y el 11 de junio de 1793 se embarcan con rumbo a Tolón. Toda su hacienda ha caído en manos de sus enemigos y los Bonaparte han sido desterrados por decreto popular y declarados fuera de la ley.

Fuente:
Napoleón Bonaparte, Grandes biografías (Juan Van den Eynde)