martes, 30 de octubre de 2012

La Vuelta a Casa



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Apenas llevaba un año en Valence cuando una carta de su madre despertó en él las urgencias de familia y patria. Marbeuf había fallecido y la protección de la que había disfrutado su familia desaparecía. Además, las moreras ya no producían dinero y José, que finalmente estudiaba leyes en Pisa, aún no tenía sueldo. Solicitó y obtuvo un permiso de sus superiores y emprendió el regreso a su isla.

Tras unos primeros días en los que el reencuentro con las tierras de su infancia le emborrachan con sus recuerdos y pasea por el maquis en busca de su pasado y soñando con su futuro, Napoleón no tiene más remedio que ocuparse de los decaídos asuntos familiares. La pérdida de su protector ha dejado a la familia en una situación delicada y emprende un camino de reivindicaciones que no le llevan a ningún resultado positivo. Consigue prorrogar durante un año su permiso militar, prueba de que el servicio militar tenía entonces ciertas particularidades, para permanecer en la isla y, como sus peticiones de indemnización por los criaderos de morera no son atendidas, viaja a París personalmente para intentar gestiones más directas.

Fuente:
Napoleón Bonaparte, Grandes biografías (Juan Van den Eynde)